7/5/13

El Grandioso Sistema Economico Bitcoin

El Bitcoin, en el contexto de crisis sistémica de Occidente, se presenta cada día con más capacidad para suceder a las divisas fiduciarias improvisadas. "en 1971, la suspensión temporal así la calificó Richard Nixon del patrón oro ha durado cuatro décadas, más de lo que ningún economista podía haber previsto en su día". 


La fluctuación arbitraria de las monedas según la percepción de los mercados, o la impresión ilimitada de dólares para sostener la hegemonía norteamericana eran conceptos nuevos en aquella época.

En los próximos meses o años comprobaremos si el bitcoin desplaza o no a las monedas fiduciarias en crisis, pero lo que nadie parece haber reflexionado son las consecuencias insospechadas de una economía global basada en el bitcoin, o una evolución del mismo.

En este artículo voy a razonar los sorprendentes cambios que se producirían -en nuestra sociedad y en el mundo entero- si el bitcoin cobrara importancia como moneda internacional. Dichos cambios se producirían tanto a nivel doméstico, como estatal, como internacional.

I. CONSECUENCIAS PARA LA ECONOMÍA DOMÉSTICA

1. La custodia del bitcoin no se puede delegar

Desde la creación del bitcoin en 2008, se han robado el 10% de todos los bitcoins creados. Es una proporción enorme, pero que se explica fácilmente por los siguientes hechos:

  • los bitcoins se pueden robar simplemente con acceder a las copias de seguridad de las claves privadas de los monederos,
  • es imposible revertir una orden de transferencia de bitcoins,
  • los monederos se crean ilimitadamente, y son perfectamente anónimos, así que no habría posibilidad de identificar al receptor de los bitcoins creados (cada usuario puede tener tantos monederos como quiera).

Esto es lo que explica que tanto los servicios de monero online, como los distintos exchanges hayan sufrido importantes pérdidas de los bitcoins de sus clientes. Con que un único trabajador informático de la empresa, por no hablar de un hacker, accediera a los datos de las claves privadas, podría hacer el robo perfecto, como así ha ocurrido en varias ocasiones con el bitcoin.

En un entorno empresarial, y aún más en el gubernamental, no hay manera de evitar que unos monederos mantenidos por un grupo de individios mínimamente numeroso (>3) permanezcan intactos.

2. El sistema financiero minorista desaparece

El sistema financiero minorista, el de la atención al ciudadano compuesto de bancos comerciales y cajas de ahorros, desaparecería ante dos hechos curiosos:
  • no se podría prometer el pago de intereses sobre una moneda de creación limitada, ya que nunca se creará suficiente dinero como para pagar los intereses (desaparece el incentivo de la rentabilidad para que los ciudadanos depositen sus bitcoins),
  • el dinero en el banco estaría menos seguro que en manos de los particulares ya que, como hemos comentado antes, un trabajador del banco podría copiar las claves privadas y hacer desaparecer todo el dinero de la entidad, sin que haya posibilidad de recuperarlo. 
     
3. ¿Circulación paralela del bitcoin?

La historia económica demuestra que cuando varias monedas circulan en paralero en una economía, los usuarios tienden a atesorar la percibida como más valiosa, y a gastar la otra. Esto pasaba con el sistema bimetalico de la Unión Monetaria Latina, y fue uno de los motivos de su caída.
En una hipotética economía que funcionara simultáneamente en euros y en bitcoins, en donde este último tuviera expectativas de revalorización, los comerciantes preferirían cobrar en bitcoins, pero los clientes preferirían pagar con euros. Esta falta de encuentro entre vendedores y compradores empujaría a la baja el precio del euro, y al alza el del bitcoin.

Los medios de pago electrónicos mediante móvil (NFC) facilitarán la elección transparente de moneda de pago, así que lo normal sería una apreciación continua del bitcoin hasta que el euro dejara de tener casi valor. Al cabo de un tiempo, el euro podría dejar de tener uso cotidiano, y convertirse en una moneda estatal de uso fiscal.

II. CONSECUENCIAS PARA LOS ESTADOS

1. Los estados pierden el poder de la creación del dinero

Todos hemos leído que la creación de bitcoins está limitada a 21 millones, y que dicho límite se alcanzará aproximadamente en el año 2140.
En cualquier caso, este límite viene del hecho de que se crean bitcoins a un ritmo decreciente asintótico que tiende a 21 millones de BTC. Desde 2008, año de creación del bitcoin, se han ido creando 50 BTC cada 10 minutos. Al transurrir cuatro años, el 16 de noviembre de 2012, el ritmo se dividió por 2, siendo ahora y hasta noviembre de 2016 de 25 BTC cada 10 minutos.

Así, en los primeros cuatro años se crearon 4×365,25x24x6x50= 10.519.200 BTC, y hasta 2016 se crearán otros 5.259.600 BTC, y hasta 2020 otros 2.629.800 BTC, y así sucesivamente.

Es el consenso de la comunidad de “mineros” de bitcoins lo que mantiene ese dogma original inmutable. Pero nada impide pensar que “La Comunidad” no vaya a decidir en un futuro próximo mantener el ritmo actual (25BTC/10min) de manera indefinida para reducir algo el carácter deflacionario de la moneda, y para compensar la destrucción accidental de bitcoins (cuando se pierde una clave privada de un monedero se pierden irremisiblemente los bitcoins allí contenidos). En cualquier caso, a diferencia de las monedas fiduciarias de las últimas 4 décadas, los estados no van a tener el poder de crear bitcoins con el que financiarse por el clásico método del señoreaje.

2. Cambio radical en el sistema de recaudación fiscal

El bitcoin tiene muchas características que lo hacen único. Los anglosajones lo califican de “digital cash” porque es tan anónimo como el dinero en metálico, pero sirve además para los pagos por internet.
Hasta ahora, cualquier transacción de dinero a distancia implicaba una comisión para alguna de las partes -emisor o receptor- y tenía que pasar por un sistema centralizado y supervisable por los gobiernos y los bancos centrales: transferencia bancaria, giro postal, VISA, PayPal, Western Union, SWIFT, etc. Así, los estados podían ejercer un control sobre la actividad económica de cara a la aplicación de los impuestos, al igual que para impedir las actividades ilegales.

Esto quedó en evidencia con la cruzada internacional del gobierno norteamericano para asfixiar económicamente a Wikileaks. Consiguieron bloquear absolutamente todas las vías de donación a esta ONG, salvo la transferencia de bitcoins. Fue ese día cuando el bitcoin demostró, a quien estuviera atento, que era un invento útil y con mucho futuro. Pese a que la recaudación de impuestos tiene el objetivo fundamental de sostener el estado del bienestar redistrubuyendo la riqueza, el clientelismo de la clase política para con los poderosos ha hecho que tanto las grandes empresas como las grandes fortunas estén prácticamente exentas de impuestos, siendo la clase trabajadora la que soporta todo el peso del estado.

Según GESTHA, el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda, el 72% de la defraudación fiscal la realizan las grandes empresas y las grandes fortunas, y esto sin contar con la elusión fiscal y con la legislación a medida que hace que quienes más ganan paguen menos. La libertad de movimiento de capitales para acceder a los paraísos fiscales es una libertad que disfrutan más las fortunas que las economías familiares.

Los bitcoins se pueden transferir sin comisión alguna de manera global para comprar bienes o servicios sin que el fisco tenga conocimiento. El receptor de los bitcoins puede a su vez gastar sus ingresos en bitcoins, creando de esta manera toda una cadena opaca de economía sumergida al alcance también de los particulares y de las pequeñas empresas, algo muy atractivo en tiempos de crisis.

De esta manera, la opacidad ante el fisco no sería patrimonio de las grandes concentraciones de capital, sino también de los ciudadanos comunes. La consecuencia de esto sería el hundimiento definitivo de la recaudación fiscal de los estados, al menos tal y como la conocemos ahora.
En consecuencia, y ante la dificultad para conocer las rentas del trabajo y del capital, el estado no tendría más remedio que imponer los impuestos en base al patrimonio no dinerario (mueble e inmueble), ya que no se puedrán conocer los saldos en bitcoins de los contribuyentes. Es un cambio de paradigma, puesto que hoy en día el patrimonio está prácticamente exento del pago de impuestos, y es el trabajo quien tributa. Así, las fortunas se perpetúan en el tiempo, sin contribuir al sostenimiento del estado, pero ejerciendo una clara influencia sobre la clase política y los medios de comunicación.

Un ejemplo de sistema tributario consistiría en considerar básico un determinado patrimonio (una vivienda de valor medio, un coche y poco más) que quedaría exento, pero lo que superara este humbral sería tasado al 5% anual. Esto sería un verdadero incentivo para fragmentar la concentración patrimonial, y sospecho que este sistema impositivo sería mucho más justo para la sociedad, y la pesadilla de las grandes fortunas.

3. Creación de una moneda fiscal

Teniendo en cuenta la imposibilidad en la delegación colectiva de la custodia de bitcoins tratada más arriba (por la facilidad de robo de los mismos que da el anonimato), los estados no podrían funcionar con bitcoins.

El estado tendría una moneda propia exigible para cobrar los impuestos, y que los ciudadanos podrían comprarse entre sí a cambio de bitcoins, o intercamiarla en casas de cambio. Esta moneda no sería de aceptación obligada, salvo para quienes cobraran de la administración (empresas, funcionarios, subvenciones, pensiones y subsidios), y su valor se mantendría por la única razón de servir para extinguir la deuda fiscal con el estado.

Si el estado creara demasiada moneda fiscal, su valor se hundiría ya que sobraría dinero fiscal para pagar los impuestos. Así, el flujo circular del dinero fiscal comenzaría con el gasto público, los receptores de ese dinero lo llevarían a las casas de cambio (exchanges online) que suministrarían bitcoins a cambio de dinero fiscal, mientras que los contribuyentes que debieran tributar por su patrimonio comprarían esta moneda fiscal para pagar sus impuestos.

No hace falta decir que el dinero fiscal podría ser perfectamente digital en su integridad, ya que el dinero de uso común sería el bitcoin, que sin ser físico es tan anónimo como el metálico. El coste de mantener un sistema físico de monedas y billetes es considerable, así que el “digital cash” (el metálico digital) proporcionaría una alternativa muy económica.

III. CONSECUENCIAS PARA EL COMERCIO INTERNACIONAL

1. El bitcoin se convertiría en la moneda de comercio internacional

el “PETROBITCOIN”. Ante la progresiva pérdida de valor del dólar de las últimas cuatro décadas, y ante la ausencia de otra divisa nacional con capacidad real para sucederla, los países exportadores de petróleo bien podrían exigir el pago del crudo en bitcoins, que pasarían a ser “petrobitcoins”. Esto lo convertiría de la noche a la mañana en la divisa más importante para el comercio internacional. En efecto, el petrobitcoin les permitiría acumular valor sin preocuparse de la continua inflación del dólar.

La estrategia de las últimas décadas para contrarrestar esta imparable devaluación del billete verde ha consistido en crear fondos de inversión soberanos que han invertido en industria y en infraestructuras por todo occidente. Pero los monarcas petroleros saben perfectamente que en caso de colapso financiero occidental, sus clientes podrían perfectamente expropiar todas esas propiedades, e incluso invadir sus países desérticos y mal defendidos con tal de abastecerse de petróleo. Sus cuentas en Suiza, Luxemburgo, Londres e incluso las reservas de oro en lingotes podrían ser requisadas. El único dinero o valor a salvo de la expropiación, devaluación, requisación o incluso invasión es el bitcoin.

¿Será la escalada actual del valor del bitcoin una consecuencia de los petrodólares saudíes o cataríes? Lo dudo, pero no creo que tarde en llegar el día en que las monarquías de Oriente Medio, o incluso Rusia, declaren su interés por el bitcoin.

2. ¿El bitcoin se conviertiría en la moneda de reserva?

Esto no lo veo tan claro. Parece evidente que si una moneda se usa para el comercio internacional, también vaya a ser utilizada para las reservas nacionales de los distintos países. La primera consideración que hay que hacer es que las reservas de los bancos centrales son necesarias desde el momento en que hay necesidad de cambiar la moneda nacional por una extranjera para importar bienes. Los Estado Unidos no necesitan reservas de dólares, ya que los pueden crear a demanda. No les pasa lo mismo al resto de los países del planeta.

Si el bitcoin fuera la divisa universal, como lo fueron el oro y la plata durante siglos, no harían falta los bancos centrales. Los bancos centrales nacen para controlar los sistemas monetarios basados en billetes sin valor intrínseco, el llamado papel-moneda gubernamental.

3. Se nivelarían las balanzas comerciales

Las cotizaciones entre las divisas de distintos países tienen un efecto dramático sobre el nivel de vida de sus habitantes. Los casos extremos son China y Estados Unidos. China tiene un yuán infravalorado gracias al cual exporta bienes a todo el planeta. El dinero, principalmente dólares, fluye hacia su economía pero el gobierno impide la revalorización de su divisa comprando con las reservas bonos norteamericanos. Los ciudadanos chinos no pueden importar bienes extranjeros, ya que con el tipo de cambio presente son prohibitivos.

Estados Unidos, en cambio, tiene una balanza comercial insostenible. El valor del dólar es tan alto que compran demasiados bienes al exterior (ya que resultan baratos) y el país se desindustrializa. Los ciudadanos norteamericanos están viviendo “por encima de sus posibilidades” sin ser culpables de ello, debido a que sus dirigentes mantienen una divisa demasiado cara, exactamente igual que pasa con los ciudadanos españoles dentro del euro. La consecuencia es que el capital sale del país, y vuelve solo en forma de crédito o deuda, que no es más que un anticipo de riqueza a costa de la riqueza futura.

El bitcoin, al igual que hizo el patrón oro en su día, impide que se sostengan estos desequilibrios comerciales durante mucho tiempo. En cuanto una cantidad suficiente de bitcoins fluyera a los países exportadores, los países importadores se enfrentarían a una carencia de moneda que generaría una crisis de deflación interna (reajuste a la baja de salarios y precios). Esto habría puesto en su sitio a Estados Unidos ya en 1971, imposibilitado económicamente su política de dominación militar con bases por todo el planeta y su injerencia política internacional a base de financiar mayoritariamente las instituciones internacionales clientelistas (FMI, BM, OCDE) y a los regímenes y movimientos de oposición afines a sus intereses (mediante la NED, National Endowment for Democracy).

La deflación interna que vivimos en la Europa del euro es mucho más grave que la que ocasionaría el bitcoin (o el patrón oro anteriormente), ya que llega tras el pinchazo de una burbuja crediticia (con sus burbujas asociadas, como la inmobiliaria) que no se habría podido producir con el bitcoin. La reajuste de una economía basada en el bitcoin se habría producido 10 años antes y habría sido menos profunda.

IV. CONCLUSIÓN

Como hemos podido constatar, el bitcoin tiene un poder rupturista inmenso sobre el estatus quo establecido, potenciado por el hecho de que su creación ha coincidido con el ocaso de un sistema monetario fiduciario internacional que da muestras de agotamiento, tanto a nivel interno de los países de Occidente, como a nivel externo con la voluntad de los países emergentes de acabar con la supremacía del petrodólar. El bitcoin, si sigue el actual ritmo de apreciación, no debería tardar en ser percibido como una amenaza para la hegemonía estadounidense, y el conjunto de monedas nacionales fiduciarias. El interés de los países BRICS, o de los de la OPEP podría marcar un punto de inflexión a partir del cual el bitcoin sea declarado como enemigo de Occidente, el eje del mal en versión monetaria.

Fuente :  Desgobierno







 

2 comentarios:

  1. Anónimo5/08/2013

    Muy interessante, profundo y claro!! Ya lo pegue en mi muro!! de bitcoin uruguay. Perdón, te conozo de el bitcoin en español, puede ser? 27marce

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, no hay problema todos los artículos son de libre uso lo podes compartir.

      Eliminar

gracias por comentar: